El lavado de imagen de los duques de Sussex ya está en marcha

El lavado de imagen de los duques de Sussex ya está en marcha. La popularidad de la pareja atraviesa su peor momento. Y la pareja ha decidido que a grandes males, grandes remedios.

lavado de imagen de los duques de sussex

Las comparaciones son odiosas. Eso deben pensar Harry y Meghan, que son constantemente comparados con William y Kate Middleton. Y en las comparaciones, los duques de Cambridge siempre salen ganando a ojos del pueblo británico. El último gran choque entre los dos matrimonios se produjo a cuenta de las vacaciones que cada matrimonio eligió.

Mientras los duques de Cambridge elegían Escocía y viajaban en turista en un vuelo regular con sus hijos, Harry y Meghan hacían lo propio en un jet privado. Este gesto ha sido interpretado como el último de los despilfarros a los que Meghan acostumbra.

Últimamente ninguna de las decisiones del matrimonio son bien recibidas. Se tacha a Meghan de tirana, caprichosa, y de haberse convertido en una especie de Yoko Ono que ha roto la buena relación que unía a los dos hijos de Lady Di.

La ruptura entre Willliam y Harry se da prácticamente por hecha. Sobre todo desde que se supo que los duques de Sussex dejaban de colaborar en la fundación de los de Cambridge. Meghan y Harry se sienten incomprendidos.

Pero el lavado de imagen de los duques de Sussex ya está en marcha. Porque el matrimonio ha contratado, según cuentan los tabloides, a una empresa de relaciones públicas llamada Sunshine Sachs.

Al parecer, están especializados en situaciones de crisis. Y ya han trabajado con otros famosos antes. Es el caso de Naomi Campbell o el productor de cine Harvey Weinstein. Su trabajo consiste en mejorar la imagen pública de famosos que, como ellos, han pasado por algún momento complicado, como enfrentamientos con la prensa o problemas con la justicia.

Y para ello recurren a cualquier método necesario. Incluso si ello implica borrar detalles de sus biografías en la Wikipedia, por ejemplo. Según la prensa, Meghan ha sido quien ha tomado la decisión.

La duquesa se siente muy presionada. Y no lleva nada bien que su imagen sea tan negativa. De ahí que en los próximos meses veamos a los duques de Sussex llevando diversas acciones para su lavado de imagen. Lo que no sabemos aún es si les funcionará.

shares